Historia de la Metalurgia en Málaga.  

 

Escrito por : Trinidad Fernández González

Profesora titular de Ingenieria Cifil

Escuela Politécnica Universitaria

Universidad de Málaga

 

 

      Para encontrar los orígenes de la metalurgía en Málaga nos tenemos que remontar al tiempo de los fenicios. Tuvo que ser importante el desarrollo de esta actividad ya que las monedas fenicias encontradas en yacimientos de nuestra provincia, tienen en una de sus caras al Dios Vulcano, patrón de los hombres de mar y de los trabajadores de los metales, junto con unas tenazas típicas de herreros.

 

      En el siglo XVI casi todos los cañones de la Armada Española y de los presidios africanos procedían de la industria metalúrgica malagueña. 

 

hombres siderurgia 

 

                   La creación de Altos Hornos dio un avance a la industria siderúrgica. En Málaga, en el año 1725 aparece uno de los primeros Altos Hornos de España, enclavado en la Serranía de Ronda, en la confluencia de los dos brazos del río Genal, en una ferrería con el nombre de Real Fábrica de San Miguel, especializada en la producción de hojalata. La técnica para su fabricación era poco conocida en España, hasta tal punto que las provincias vascongadas y otras regiones no comenzaron a utilizarla hasta más avanzado el siglo XVIII.

 

El siglo XIX trajo de la mano de M.A. Heredia el florecimiento de la mayor industria siderúrgica de España en nuestra ciudad. La necesidad de flejes de acero para los toneles de vino que comercializaba con América, fue el origen de esta industria llamada La Concepción que comenzó en Marbella, a orillas del río Verde y a 11 Km. del yacimiento de hierro en el extremo oriental de la Sierra Blanca.

 

                  Pronto se desdobló el proceso de fabricación, concibiendo la creación de una nueva ferrería, La Constancia, ubicada en las playas de San Andrés. Para hacernos una idea de la magnitud de esta empresa, diremos que trabajan más de 2000 personas en ella y que solo en esta última existían 5 Altos Hornos, 22 Hornos Puddler, 2 Hornos de recalentar, 3 Cubilotes, etc. etc. Gracias a esta empresa Málaga tuvo su primer tren, subvencionado por M.A. Heredia, que hacía la línea Málaga-Córdoba, buscando el tan deseado carbón de Belmez.

 

Málaga y su comercio han estado siempre unidos a la industria metalúrgica. Hoy día en pleno siglo XXI, esta industria florece gracias a su tradición, al arte, al ingenio y al tesón que caracterizan a este pueblo.

 

Trinidad Fernández González Profesora de la Universidad de Málaga